miércoles, 16 de febrero de 2011

La fosa obscura


La fosa obscura, fría e inerte,
recinto del eterno olvido,
sitio de reposo junto a la odiosa muerte,
donde yace un corazón asaz herido.

Ese fue el lugar al que me enviaste,
cuando arrogante me sentenciaste a muerte,
con simpleza dijiste, me tuviste,
ahora vete en busca de tu suerte.

Pedí a gritos a Dios poder odiarte
pero siempre recordé cuánto te amaba;
no pudiendo odiar pensé olvidarte,
pero era mas fuerte el amor que me llenaba.

Así fueron pasando muchos años,
tiempo en que te amé lleno de odio,
me odié a mi mismo por ese amor, como retoño
redivivo dentro de mi, y ya sin odio.

Ahora, cuando miro ese tiempo tan lejano
y recuerdo la tumba en que me hallaba,
prefiero recordar aquel amor cual joya en mano
y olvidarme de rencores que albergaba.

Solo queda amor al recordarte
pues me diste años muy felices;
encontré un gran amor para olvidarte,
dejando en el pasado tus deslices.

Sergio A. Amaya Santamaría
Febrero 16 de 2011
Ciudad Juárez, Chih.

No hay comentarios: