miércoles, 16 de febrero de 2011

AQUELLA MUJER HERMOSA


Aquella mujer Hermosa
que se cruzó en mi camino,
era tenue como brisa
y amable como el vino.

Fueron años juveniles
que quedaron en el tiempo
adornados con claveles
mirando pasar el tiempo.

¡Ah!, tiempo maravilloso
y la luna fue testigo
de ese amor tan delicioso
que era dulce como un higo.

Ahora solo es un recuerdo
que me endulza el pensamiento;
mujer hermosa, mi alma pierdo
en tu amor, así lo siento.

Yo lo quisiera vivir,
pero el tiempo es otra cosa,
que no puede consentir
que vuelvas, mujer hermosa.

Cómo han pasado los años,
y en mi vida, vibrante y luminosa,
se quedaron como sueños
de aquella mujer hermosa.

Sergio A. Amaya S.
Febrero 14 de 2011
Ciudad Juárez, Chih.

No hay comentarios: