domingo, 5 de diciembre de 2010

El tiempo que he perdido



Valioso capital nos da la vida
que nosotros asaz desperdiciamos,
es el tiempo que, como en una partida,
mostramos cuan poco lo apreciamos.


Cuando jóvenes lo damos como cosa perdida,
no importando si es la noche o es el día,
y mañana fuésemos a estrenar la vida.
como si el tiempo fuese solo un día


Luego, cuando miramos nuestra vía,
tratamos en vano de volver el tiempo,
viviendo como en suave melodía,
la vida desperdiciada a destiempo.


Setenta años han pasado
y solo Dios sabe cuanto me arrepiento
de ese tiempo perdido en mi pasado
y que ahora busco y que no encuentro.


Con todo y ello, hoy levanto mi copa
y brindo por setenta años vividos,
comidos ávidos, como un plato de sopa,
que dejaron momentos muy sentidos.


Doy gracias a Dios por este tiempo
que ha regalado a este indolente,
tal vez aproveché, aunque poco, de ese tiempo
y lo declaro ahora humildemente.


¿Qué cuánto tiempo me queda?
eso sólo Dios lo sabe
yo debo aprovechar lo mas que pueda
de ese tiempo que vuela, como ave.


Darle todo mi amor a mi familia,
querer como a un hermano a mi amigo,
beber la vida trago a trago
y disfrutarla como una sinfonía.


Sergio A. Amaya S.
Cd. Juárez, Chih.
Diciembre 4 de 2010
www.elrincondeamaya.blogspot.com





No hay comentarios: