miércoles, 21 de enero de 2009

LA VIDA

La vida, espacio breve
De tiempo, que el hombre
Con su necio egoísmo
Desperdicia como agua
O le quema como lumbre.

La vida, gracia divina
Que nos concede el Creador
Y nosotros, ignorantes,
Le pagamos con espinas
Y le causamos dolor.

Padre bueno, Tú nos diste
Tu Hijo con mucho amor,
Nosotros lo despreciamos,
Nos burlamos, le ofendimos,
Le clavamos en la cruz.

Padre, aún así nos amas
Y perdonas a tus hijos,
Dándonos todos los días
Cuerpo y Sangre de Jesús
Para curar nuestras almas.

Por eso, Padre, ofrezco
Dedicar mi vida toda
al amor a mis hermanos,
adorarte hoy y siempre,
en la vida que me diste.

Sergio Amaya S.

Abril 15/2000
Celaya, Gto.

No hay comentarios: