domingo, 13 de abril de 2008

Amor en el tiempo

Inició en verano
Como amor maduro,
Confiado, seguro,
Asido de la mano.

Fueron buenos tiempos
Que juntos vivimos,
Nuestro amor sentimos
Vivir nuestro tiempo.

Llegó luego el otoño
Como rosa fina,
Amor sin espina,
Renació en retoño.

Es bueno el amor,
No importa en qué tiempo,
De amar siempre es tiempo,
Dios nos dio el amor.

Ahora, ya en invierno,
La beso y la cuido
Y llega cupido
Con un amor tierno.

Gracias le doy al Creador,
Que en su infinita Bondad
Me envió esta dama, una beldad,
Para darme su calor.

Sólo le pido a mi Dios
Me conceda larga vida,
Para amarla consentida
Y nunca decirle adiós..

Sergio Amaya S.
Abril 02/2008
Naucalpan, Méx.

La banca del jardin

Recuerdo cuando era joven
Una banca en el jardín,
Los niños que se entretienen
En esos juegos sin fin.

Costumbre de la provincia
Es por las tardes pasear,
Mirar con esa loca ansia
A las chicas caminar.

¿Ya viste a Lupita,
Lo bonita que está?,
Yo prefiero a Carmelita,
Pues está mas a mi edad.

Unos y otros buscaban
A sus damas conquistar,
Mis gustos no se llenaban
Y yo prefería esperar.

Una banca en el jardín
Era el lugar de reunión,
En una espera sin fin
Y creciendo la pasión.

Luis conquistó a Carmelita
Y con ella se paseó
Y Felipe con Lupita
Su joven amor logró.

Sólo quedábamos tres
Sentados en aquel banco,
El mas chico era Andrés,
A quien el miedo ponía blanco.

Uno de tantos días
A mi ángel encontré,
La miré y sonreía
Y en amor estallé.

Mi ángel es Lucía,
Tan bella como una flor,
Suave como melodía
Que me ha llenado de amor.

Luego pasaron los años
Y el primer amor pasó,
Cubierto con finos paños
Que mi corazón guardó.

Y la banca del jardín
En el olvido quedó,
El tiempo y el verdín
Con su magia terminó.

La plaza de mi pueblo
Perdida queda en el tiempo,
Ahora, cuando la recuerdo,
Me miro allá, en el tiempo.

Sergio Amaya S. – Marzo 31/2008 – Naucalpan, Méx.

El paso del tiempo

Cómo vi pasar el tiempo,
Como si fuera un cometa,
Su cauda es de situaciones
Que la vida va marcando
Sin darnos siquiera tiempo.

Si como dice la gente,
La vida irá cobrando
Las facturas que debemos,
Creo que no me alcance el tiempo
De pagar, aunque lo intente.

¿Tesoros?, muchos me ha dado
La vida en estos años vividos,
Amigos que van pasando.
Otros que conserva el tiempo
Y en mi mente han perdurado

Hubo también otro tiempo
Que floreció con amores,
¡Ah!, juventud que no dura,
La primavera es muy corta
Y el invierno es mucho tiempo.

Esa fértil primavera
Pródiga fue para mi.
En amores fue constante
Y tres hijos me dejó,
Fruto de mi sementera.

La primavera acabó
Y presto llegó el verano
A traerme nueva vida
Que me aliviara de amores
Y con creces lo logró.

El otoño de mi vida
Con nietos fue bendecido,
Llegaron como un racimo
De dulces uvas de amor
Y enriquecieron mi vida.

Al final llega el invierno,
Tranquilo y sin sobresaltos:
¿Que ya nos falta el dinero?,
No importa, ya lo tendremos,
Yo quisiera poseer los tesoros del Eterno.

Todo mi tiempo vivido
Me da nuevas esperanzas,
De tener diversas vidas
Y en todas seguir pagando
Los tesoros que he tenido.

Gracias le doy al Eterno
Que esta vida me otorgó,
Rodeado de hijos y nietos,
Al lado una bella esposa
Y envuelto en amor fraterno.

Sergio Amaya S. – Marzo 29/2008 – Naucalpan, Méx.