jueves, 16 de octubre de 2008

Mi tesoro

Pasan las horas,
Pasan los días;
Pasan cual nubes
De melancolía.

Me miro al espejo
Y veo complacido
El rostro que veo:
La cara de un viejo.

Me cubre, la siento,
Como ave que reposa
Las alas al viento,
La presencia amable
De mi bella esposa.

Sea mi Dios bendito,
Pues esta humilde vida
Que creó con amor,
La cubrió de besos,
La llenó de amor.

No tengo riquezas
De efímero oro,
Atesoro amores,
Colecciono risas.

Ahora que siento
El viento de otoño
Soplar en el rostro,
Cuento mi riqueza
Y beso a mis hijos.

Cuando llegue el tiempo
De rendir las cuentas,
Agradeceré a mi Dios
Por tanta ternura.
Besaré a mi esposa,
Besaré a mis hijos
Y a todos mis nietos.

Abrazaré con gusto
A mis tiernos hermanos,
Mis fieles amigos
Estarán presentes,
Y después de todo,
Mirando mis dones
Bendeciré a Dios,
Pues con su ternura,
Me cubrió de oro,
Me llenó de amor.

SERGIO AMAYA S.
Septiembre de 2003
Acapulco, Gro.

No hay comentarios: