martes, 21 de octubre de 2008

Al padre desconocido

Escribo esta humilde copla
al padre desconocido,
Padre, habrá quien lo supla,
después de yo haber nacido.

De pequeño me hizo falta
y en las noches le lloraba,
luego, cuando me hice joven
su presencia reclamaba.

Pero su ausencia suplió
un hombre de lo mas bueno,
imagen de rectitud,
de hombre honesto, cual ninguno.

Ya de adulto no importaba
que fuese Padre o Tutor,
pues éste fue mi modelo
y en la vida mi motor.

Ahora que ya soy abuelo
mucho le agradezco a Dios,
que en el Padre putativo
siempre escuché yo Su Voz

Sólo me resta esperar
que en mi mis hijos se fijen,
que perdonen mis errores
y en mis nietos perdurar.

SERGIO AMAYA S.
JUNIO 15 DE 2007
ACAPULCO, GRO.

No hay comentarios: