miércoles, 25 de junio de 2008

LA DEBIL MEMORIA

Sergio Amaya S.
Junio 25/2008
Ciudad Juárez, Chih.


Nos hemos enterado en fechas recientes, por medio de la radio y la televisión, que los legisladores pretenden coartar nuestra Libertad de Palabra, que el IFE, otrora un órgano ciudadano para garantizar la limpieza de las elecciones, ha prohibido que se empleen las palabras “presidente legítimo”, en una clara violación al Artículo 6/o Constitucional, que dice: “ARTICULO 6o.- LA MANIFESTACION DE LAS IDEAS NO SERA OBJETO DE NINGUNA INQUISICION JUDICIAL O ADMINISTRATIVA, SINO EN EL CASO DE QUE ATAQUE A LA MORAL, LOS DERECHOS DE TERCERO, PROVOQUE ALGUN DELITO, O PERTURBE EL ORDEN PUBLICO; EL DERECHO DE REPLICA SERA EJERCIDO EN LOS TERMINOS DISPUESTOS POR LA LEY. EL DERECHO A LA INFORMACION SERA GARANTIZADO POR EL ESTADO” .

Podemos estar a favor o en contra de que Andrés Manuel López utilice este título para su persona, pero no podemos estar de acuerdo en que nadie, persona o institución pública o privada, le impida utilizarlo.

En semanas anteriores nos enteramos cómo los partidos políticos mas fuertes, modificaron la Ley de Radio y Televisión en lo referente a los tiempos y usos oficiales de los medios, prohibiendo que nadie, fuera de los propios partidos políticos, hable, critique o promueva a ciudadano alguno, solamente pueden hacerlo los propios partidos políticos. En fecha reciente nos enteramos que la Controversia Constitucional interpuesta por los medios ante la Suprema Corte de Justicia, no ha obtenido respuesta, tal parece que a nuestras Máximas Autoridades Judiciales, puestas en ese puesto para cuidar que se cumpla lo estipulado en la Constitución y que cuentan además con la autonomía suficiente para emitir un juicio imparcial, no saben o no quieren cumplir con su obligación hacia los ciudadanos.

Nuestros políticos solamente están mostrando una débil memoria histórica, pues en su afán de poder, están destruyendo una incipiente democracia que ha costado al pueblo de México auténtica “sangre, sudor y lágrimas”, parafraseando al político Inglés del Siglo pasado. Se han olvidado que por algo semejante el pueblo se levantó en armas para derrocar al tirano.

Si al pueblo no le dan ni pan, ni circo, cuando menos que le dejen la libertad de exigirlo, de cuestionar a los políticos y expresar libremente su apoyo o repudio a tal o cual personaje. El año próximo será año de elecciones intermedias, habrá cambio de Diputados y Presidencias Municipales y entonces podrán ver los Partidos grandes si se equivocaron o no, pues llenos de prepotencia hicieron a un lado a sus comparsas de otros momentos para modificar las leyes a su antojo y conveniencia.

Este podría ser el momento de que, de manera pacífica, el pueblo volviera a intentar el camino de la democracia; si los dirigentes de esos Partidos pequeños se muestran inteligentes y dispuestos a trabajar a favor del pueblo, muy probable será que veamos cómo caen o disminuyen su poder esos tres grandes Partidos.

Pero cuidado, no quieran jalarle los bigotes al león sin despertarlo, el Pueblo ya no es el mismo, solamente hace falta que aparezca un líder con suficiente carisma para mover a las masas y, entonces sí, tiemblen políticos corruptos, pues la guillotina podría volver a formar parte del paisaje urbano. Politiquitos mexicanos, estudien la historia y verán que no se puede engañar a todos, todo el tiempo. Se les ha olvidado que ustedes son empleados de los ciudadanos, que cobran sus dietas, muy generosas, por cierto, gracias a los Impuestos que paga el pueblo. Los Partidos políticos subsisten gracias a los dineros que recauda Hacienda, vía Impuestos. Ustedes, pequeños seres egoístas, nunca han sobrevivido con un Salario Mínimo, tratando de dar comida, educación, salud y esparcimiento a su familia.

Desde tiempos remotos, la historia nos ha relatado cómo han caído los políticos que se empeñan en aplastar de mas al pueblo. En todas las culturas y México no es la excepción, el pueblo les ha puesto en su lugar. Otras muchas han caído por la traición de pseudo líderes que aprovechan la coyuntura para actuar por su cuenta y hacer aparecer el hecho como justicia popular. La realidad es que su propia ceguera les impide ver que están llegando al extremo de la tabla.

Esperamos sinceramente que los cambios que vengan se realicen de manera pacífica, ojala que nuestros políticos recapaciten y empiecen a trabajar a favor del pueblo, ya basta de simulaciones y medias verdades, el pueblo tiene hambre, de pan y de justicia, en sus manos está poder satisfacer a esa masa semidormida, no jueguen con lumbre, pues la historia nos cuenta que el camino de la democracia y la justicia está regado con la sangre de pueblos hartos.

No hay comentarios: