viernes, 7 de diciembre de 2007

MI OBSESION

Cómo me obsesiona el tiempo,
De chamaco no importaba,
Sólo deseaba jugar
Según estuviera el tiempo.

Después fue pasando el tiempo,
La escuela me reclamaba,
Entre clases y tareas
Casi no alcanzaba el tiempo.

Cuando joven, disfruté del tiempo,
Buscando placeres
Y teniendo amores,
No importando nada que perdiera el tiempo.

Luego vino el tiempo
De formar familia,
De tener mis hijos;
Sus risas y llantos llenaban mi tiempo.

Así fue pasando el tiempo,
Un trabajo aquí, otro mas allá,
La vida incesante,
Siempre procurando me alcanzara el tiempo.

¿Pensarás que acaso me avasalla el tiempo?,
No siento que ocurra,
Pues yo lo disfruto, lo como
Cual un dulce fruto que madura el tiempo.

Y de pronto siento que me sobra tiempo,
Los años pasaron, ahora
Tengo nietos que ocupan mi mente,
Ya no mas carreras, ya pasó mi tiempo.

Aún tengo energía de llegar a tiempo,
Pero, ¿a dónde voy?,
Ahora otros corren: mis hijos, mis nietos,
Tratando constante de alcanzar el tiempo.

Llegan a mi mente recuerdos del tiempo,
Amigos de otrora, aromas de flores,
De dulces amores pasados, y tengo a mi lado
un amor perenne viviendo mi tiempo.

Aún disfruto el tiempo
Que Dios me concede,
Siento el alma plena, muy llena de amor
Que yo entrego a tiempo.

Sé que cuando llegue al fin de mi tiempo,
Estaré contento de mi vida toda.
No guardo rencores, sólo anido amores: Amigos,
Hermanos, mis hijos y esposa llenando mi tiempo.

Sergio Amaya S. Dic. 02/2007, Naucalpan, Méx.