martes, 11 de septiembre de 2007

CANTO A LA MUJER AMADA

Canto aquí a la mujer amada
Que en amorosa complacencia
Acompaña mi vida, cual ave en la enramada,
Aconsejando mi andar de femenina ciencia.

Esa mujer, tan leve como el aire,
Con su amor y confianza fortalece mi vida,
Da sentido a mi ser con su gracia y donaire,
Y yo le correspondo con vida consentida.

El tiempo a ambos ha tocado,
La belleza interior es mas notable
Y el amor juvenil ha madurado,
Hallando a la vejez el lado amable.

Cuánta dicha, Señor, me has otorgado,
Guardando para mi, Mente Divina,
El amor que mi vida ha colmado
Y una bella dama que a mi lado camina.

Grande es mi deuda con la vida,
Pues a quien tanto ha recibido,
Difícil le será decir: Misión cumplida,
Pues siempre tendrá rezago no cumplido.

Sergio Amaya S.
Sept. 10/2007
Acapulco, Gro.