jueves, 13 de diciembre de 2007

UNA LUZ EN MI SENDERO

Dios eterno, Dios divino,
Si gracia encuentro a tu vista,
Dame Padre una estrella
Para alumbrar mi camino.

Esta petición, constante,
Yo la hacía desde siempre,
Para alumbrar mis tinieblas
Esperaba yo ese instante.

Y ese momento llegó,
Pues escuchando mi ruego
Puso en mi vida una Luz
Y una hija me legó.

Lucy, mi hija preciosa,
Cuatro décadas y un lustro
Que alumbras tú mi sendero
Y mi amor en ti reposa.

Mariposa de mil flores,
Llévale un ramo a mi hija,
Que recuerde su cumpleaños
Y renueve mis amores.

Sergio Amaya S.
Naucalpan, nov/2007

No hay comentarios: