jueves, 7 de junio de 2007

LA MULATA


En la arena ardiente
De una playa hermosa,
Caminaba altiva, indolente,
Una bella moza.

El viento perverso,
Jugaba travieso
Con su talle terso,
Captaba miradas, de mirar perverso.

La bella costeña
De pies diminutos,
Hendía la arena, dejando su seña,
Que el agua borraba en breves minutos.

Con gracia felina
La mulata ardiente su talle lucía,
La puesta del sol su rostro ilumina
En la hermosa playa de Santa Lucía.

La joven se aleja,
La playa está sola,
El agua refleja una luz bermeja,
Sus huellas las borra una breve ola.

S. AMAYA S.
JULIO DE 2006
NAUCALPAN

1 comentario:

F dijo...

Sergio: Curioseando por tu blog, me llamó la atención este poema y, principalmente, las referencias que pones al principio. Probablemente se te pasó facilitarme este poema para su publicación en Periplos. Por esa razón es que no ha aparecido publicado ahí todavía. ¿Te gustaría que lo publicara también en Periplos? A mi me gustaría incluirlo desde ya, pero necesito tu autorización para poder hacerlo, ¿Qué dices? Saludos. Fdo. R. Baños